Un incidente desafortunado

Durante el otoño de 1898, la Casa Vicens fue escenario de un incidente desafortunado que quedó documentado gracias a la prensa de finales de 1898 en periódicos como La Publicidad, La Vanguardia y La Campana de Gràcia, entre otros. A través de ello podemos extraer datos complementarios y saber, por ejemplo, qué percepción del edificio tenían los vecinos y vecinas. Y es que a la hora de trabajar en una investigación histórica, las fuentes directas son las que aportan información más relevante, pero también se puede recurrir a otros recursos que, aunque parezcan anecdóticos, pueden completar la investigación y aportar información complementaria interesante.

El incidente sucedido en la casa supuso la muerte de Ramona Domènech i Tarragó, de pocos meses de vida, que se ahogó accidentalmente en la cascada del jardín, actualmente desaparecida. En la edición de La Publicidad del día 26 de octubre de 1898 se describe la finca propiedad de Dolores Giralt, viuda de Manuel Vicens i Montaner. La pieza menciona el estilo original de la edificación, “mezcla de todas las arquitecturas que la distingue de los otros edificios”, y la describe como una casa “casi rodeada de jardines, desierta desde hace algunos años”.

Este último dato es relevante, ya que gracias a él descubrimos que la señora Giralt, viuda del señor Vicens, dejó de habitar en ella después de la muerte de este y se fue a vivir a la casa del rector de la iglesia de Sant Joan de Gràcia, Francisco Llanas Viñas, tal y como explica el mismo diario. De hecho, Manuel Vicens, en su testamento, nombra como tutor legal de su hija adoptiva al mismo Francisco Llanas así como también al escultor Antoni Riba —autor, este último, de las dos esculturas que se conservan en el comedor de la Casa Vicens.

La Publicidad, 1898

 

Si seguimos leyendo fragmentos de las noticias nos damos cuenta de que casi todas describen cómo eran el jardín y la cascada, una “construcción alta, esbelta, hermosa, oculta casi por la hiedra, que hace desaparecer las líneas de su arquitectura”, según La Publicidad. Por otra parte, la pieza que publica La Campana de Gràcia aparece ilustrada con una imagen de la Casa Vicens, en concreto de la fachada sureste, de la calle de les Carolines. Esta imagen es muy interesante, ya que es una de las pocas fotografías que se conservan de la construcción original proyectada por Antoni Gaudí. De hecho, esta imagen, junto con otras dos que se conservan en el Archivo Fotográfico del Centre Excursionista de Catalunya, ha sido un material fundamental a la hora de abordar y plantear el proyecto de restauración y rehabilitación de la casa.

Finalmente, en otra de las publicaciones vemos un esquema de la estructura de la vivienda donde se identifican los usos de los diferentes espacios.

Parece ser, pues, que el otoño de 1898 la Casa Vicens fue un tema de conversación recurrente entre el vecindario de Gràcia. A pesar del incidente desafortunado, de los textos periodísticos se desprende la opinión que se tenía del edificio, y ello resulta muy interesante: “la finca desde la calle de Sant Gervasi presenta un aspecto triste, en cambio, vista desde los jardines, ofrece una silueta preciosísima, contemplándose sus atrevidas torres, sus originales arcos, sus galerías, los parterres preciosos, etc.”

Descubre Casa Vicens, el Gaudí inédito

La primera casa del gran arquitecto del Modernismo. Declarada patrimonio mundial por la UNESCO.

Más información
× 22/04 última entrada a las 15.20h