Entrevista a Joan Abellà

La semana pasada se publicó una entrevista muy interesante al El Periódico de Andorra con el director de Casa Vicens Joan Abellà que nos explica cómo será la experiencia de la visita a nuestra casa.

 

Joan Abellà Barril (Pont d’Armentera, 1971) fue gerente del Macba entre el 2008 y el 2016, y ahora se ha embarcado en la dirección de Casa Vicens, el primer inmueble diseñado por Gaudí y que este otoño se abrirá al público en formato casa-museo. MoraBanc es la propietaria del edificio, y Abellà se encarga de preparar la comercialización y difusión de Casa Vicens.


 

Casa Vicens era, hasta hace poco, una casa particular, y ahora, por primera vez, la podrá visitar todo el mundo.

Hasta 2014 era una casa, desde hacía casi 130 años la disfrutaba una familia. El señor Vicens, que la encargó, vivió pocos años y después, en 1899, la compró la familia Jover, que se la vendió en 2014. Estamos intentando que la primera casa de Gaudí se abra al público con los requerimientos de hacerla accesible al cien por cien y acercarse lo máximo posible al 1883, año en que se concibió. Es un reto.

El Reto es conservar la originalidad de Gaudí y al mismo tiempo adaptarse a la normativa urbanística municipal, la accesibilidad, la seguridad …

Hay dos retos importantes. Por un lado, tomar la primera casa de Gaudí que, curiosamente, es la última que entra en el sistema de obras de Gaudí que se podrán visitar en Barcelona, y hacerlo captando la atención del visitante. Debemos trasladar al público que el preludio de Gaudí está en Casa Vicens. Todo esto debe hacerse en una casa que sufrió una transformación muy importante, porque se concibió a tres vientos y en 1925 se amplió y se hizo a cuatro vientos. Lo que era una casa unifamiliar, con una escalera que te llevaba a las habitaciones, de repente se convirtió en tres apartamentos. Por otra parte, el reto es que sea accesible al cien por cien. Nos hemos encontrado la dificultad técnica -o la oportunidad- de poner un ascensor, una escalera que nos lo vincule todo e ir encontrando como era el proyecto original de Gaudí, cuando entregó la casa.

Pero faltan imágenes de cómo era Casa Vicens originalmente.

Casi no tenemos fotos, contamos con algún dibujo, y mucha documentación de Gaudí se quemó durante la Guerra Civil. Lo que hemos tenido que hacer es ir a las fuentes primarias y, curiosamente, lo que te da más fuentes primarias es la misma casa. Se han ido añadiendo capas y tienes que ir retrocediendo para encontrar el original.

Se Han encontrado sorpresas, como la sala de fumadores, que estaba repintada.

Las fotografías del principio son en blanco y negro y pierdes los matices del color original. Con las fotos en color, siempre habíamos visto la sala de color ocre. Cuando hemos entrado y hemos empezado a actuar hemos descubierto muchos matices: azules, verdes, dorados, etcétera. Hemos encontrado más sorpresas, como la galería exterior, cerrada con vidrio, que estaba abierta. Estamos restaurando la fuente, que tenía una pieza que dibujaba un arco iris … Mil y un detalles que Gaudí nos dejó y que estamos intentando recuperar.

La Gran cascada y el jardín, mutilado, no se pueden recuperar.

Es una lástima. La cascada aún la podríamos reproducir, pero no en el espacio original, porque era una finca que se fue reduciendo hasta el aspecto actual. La casa era de veraneo, y Vicens fue comprando las fincas de los alrededores para hacerla muy grande, pero después se dividió porque allí vivía una familia todo el año. La ciudad se fue apropiando del espacio.

La Primera vez que entran en Casa Vicens ¿que encuentran?

Bueno, MoraBanc, antes de comprar la casa, estudió muy bien qué se podía hacer: un equipo de arquitectos le dibujó las posibilidades de cumplir con el diseño urbanístico del entorno y convertir el inmueble en un equipamiento abierto al público. Se hicieron muchos estudios, y Barcelona lo acepta siempre que se haga con rigor, porque la casa es patrimonio de la humanidad.

Pero ¿como estaba la casa?

La Segunda pregunta fue cuánto costaba, en tiempo y en dinero. Cuando entrabas en la casa veías un inmueble muy vivido, con unas partes increíblemente bien conservadas, pero en otros habían desaparecido las trazas, como la escalera original. Se tuvo que hacer un estudio sobre cuánto costaba convertir una casa particular en un equipamiento cultural. La inversión era asumible y MoraBanc se decidió. Después hicieron falta seguir todos los trámites urbanísticos y hablar con patrimonio de la ciudad.

La Ciudad lo vio bien enseguida.

Sí, con dos requisitos: ser otro activo turístico a la vez que es una infraestructura para la gente de la ciudad.

¿Afecta el urbanismo de la zona? Y ¿cómo se evitarán aglomeraciones?

Estamos Trabajando el plan de explotación, también con el Distrito de Gracia. Barcelona es una ciudad muy particular, pero Gracia aún más porque es un barrio con personalidad. Con el ayuntamiento estamos estudiando para evitar una avalancha de visitantes. ¿Cómo? Convenciéndoles de que haremos un Gaudí para pasearlo sin demasiada prisa, nos diferenciaremos de los demás Gaudí. Y queremos hacer un sistema de venta muy ordenado, con reserva de día y hora. Así controlaremos las actividades que vamos a hacer, por ejemplo, vermuts el domingo. Además, pensamos que la forma de disfrutar de esta casa es sin prisa, hay mil y un detalles, hay tiempo.

¿Qué público buscan?

Somos muy conscientes de que no nos dirigimos al público turista que visita Barcelona por primera vez, sino a un público repetidor, que ya busca la oferta cultural más especializada.

¿No existe una entrada conjunta para visitar todos los monumentos de Gaudí?

Todavía no, hay una idea que no se ha formalizado. Se quiere hacer un PassGaudí.

Lo Ideal sería empezar por Casa Vicens, el inicio de Gaudí, y continuar.

(Risas) Sí, claro. De todos modos, las tipologías de público son muy diferentes. Los consumidores de tiempo libre no siempre empiezan por el principio. Nosotros intentaremos ser lo más atractivos posible. En Barcelona, sin embargo, el turismo está muy bien organizado.

La Capacidad de carga calculada es de 50 personas / hora.

Sí, 150.000 visitantes al año, o sea, unas 500 personas al día.

¿No es mucha gente?

No, No, cada 20 minutos saldrá un grupo de unas 17 personas. En una casa de cuatro plantas, con 10 puntos de museografía, un audiovisual, la sala fumador, la galería exterior, la terraza, la biblioteca … No me preocupa.

Y el bar y el jardín!

Y tanto, y la cubierta. Todo esto lo iremos regulando, pero lo que más me interesa es la calidad de la visita, no la cantidad. Y la calidad revierte en cantidad.

Desgraciadamente, Casa Vicens ha quedado engullida por los desastres urbanísticos de años atrás …

Es lo que hemos hecho como sociedad, y por suerte como vivía gente se conservó. Durante la posguerra y dictadura el progreso era construir edificios altos y derribar el resto. Casa Vicens es patrimonio de la humanidad desde 2007, aunque la Generalitat ya la protegía desde los años 80.

(Traducción de l’articulo JOAN ABELLÀ: «Amb Casa Vicens volem fer un Gaudí per passejar-lo sense massa pressa» publicado en El Periòdic de Andorra el 13/03/2017)

Descubre Casa Vicens, el Gaudí inédito

La primera casa del gran arquitecto del Modernismo. Declarada patrimonio mundial por la UNESCO.

Más información
× 25/6 entradas agotadas de 10:00 a 17:00