¿Quién es Marta Antuñano? Una entrevista

Marta Antuñano Reñé (32). Nací en Lleida, de donde es mi familia, pero desde pequeña que he vivido en Barcelona, ​​aunque con el corazón siempre en las tierras de Ponent.
De pequeña que he estado un poco “catacaldos” -como me decían mis profesores en la escuela-: violín, dibujo y pintura, canto coral … supongo que esta sensibilidad por el arte me decidió a empezar estudios de arquitectura, que dejé para pasarme a la historia del arte. Continué con un Master en Gestión del Patrimonio Cultural y un Posgrado en Rehabilitación del Patrimonio Arquitectónico. Actualmente estoy realizando un Doctorado en Gestión de la Cultura y del Patrimonio con una tesis sobre casas museos (ahora mismo en stand by).


Te conocemos como responsable de museología de Casa Vicens. Nos gusta mucho la palabra museólogo, ¿nos puedes describir tu trabajo, tu día a día?

Es cierto que la figura y función del museólogo es algo desconocida y puede llegar a alcanzar varias tareas. En términos generales, es el profesional que trabaja en la institución museística con una formación académica específica en un ámbito de las ciencias sociales, naturales, o técnicas, que en función de la temática del museo o centro patrimonial viene complementada con una formación específica en gestión del patrimonio cultural.

En mi caso, las tareas y funciones en este proyecto consisten en el estudio e investigación de la propia casa como elemento patrimonial (y por lo tanto tendría que ver con la figura del “Conservador de la colección” ), seguimiento del proceso de restauración, así como en la conceptualización y diseño de los contenidos de la exposición permanente, la museografía y el tipo de visita que se hará en la casa.

La incorporación de tu perfil es una muestra de la seriedad y el rigor histórico y científico del proyecto Casa Vicens. ¿Cómo y cuándo te involucraste en el proyecto?

Sí, desde el principio del proyecto que se creyó firmemente en que había que incorporar un perfil como el mío. La verdad que el destino y lo que dicen “estar en el lugar adecuado, en el momento oportuno” me llevó a involucrame plenamente en este maravilloso proyecto desde agosto de 2014.

¿Cuál es el descubrimiento más sorprendente que hiciste durante tu estudio de la Casa Vicens?

Personalmente destacaría dos cosas: una relacionada con la historiografía que hasta el momento hay sobre la Casa y el entorno de la figura de Manuel Vicens, cuando localicé el documento en el que debe una cantidad de dinero a la fábrica de cerámicas Pujol y Bausis. Por lo tanto, podemos desmentir, junto con otras fuentes documentales, la idea errónea que había hasta el momento que decía que era propietario de una fábrica de ladrillos.

Por otra parte, confirmar durante el proceso actual de restauración la hipótesis inicial en base a la documentación escrita sobre las soluciones decorativas de la sala de fumador. Y es que se confirma la sospecha de que este era un espacio totalmente policromado. Tendremos que esperar a que esté abierta la casa al público para poder disfrutar de su riqueza decorativa en su totalidad.

Desde que comenzaste con el proyecto, ¿cuál ha sido la mayor dificultad?

Más que dificultad en sí misma, hablaría de actitud o de enfoque; en el sentido de que siendo el último edificio de Gaudí Patrimonio de la Humanidad que se abre al público, sería muy fácil caer tanto en tópicos sobre la obra y la figura de Gaudí, como en una comparativa con los otros edificios gaudinianos. Por lo tanto, mantenernos con una visión totalmente limpia y no sesgada para definir lo que la Casa Vicens quiere ser.

¿Qué quieres que sea la casa Vicens de mayor?

Me gustaría que fuera un proyecto vivo, un espacio cultural vinculado a la figura de Gaudí y todo su contexto sociocultural, con una mirada contemporánea. Un equipamiento patrimonial con identidad y personalidad propia, de la que los barceloneses hablaran …. todo ello querrá decir que todo lo que hemos previsto y planificado durante este tiempo, se habrá hecho realidad.

Un año de grandes proyectos profesionales … y personales también, ¿verdad?

La verdad que sí; este 2017 es un año muy especial para mí en ambos niveles, ya que por un lado el proyecto de Casa Vicens será una realidad con su apertura al público este otoño. Pero unos meses antes, seré madre de un niño que nacerá a finales de junio … muy probablemente en torno al 25 de junio -el mismo día que nació Gaudí-. Cosas del destino supongo!

Descubre Casa Vicens, el Gaudí inédito

La primera casa del gran arquitecto del Modernismo. Declarada patrimonio mundial por la UNESCO.

Más información